CAMPAÑAS DE ORACIÓN

Desde Ayuda a la Iglesia que Sufre promovemos campañas de oración por tantos cristianos que sufren persecución por profesar su fe en Jesucristo, pero también por millones de refugiados, por víctimas de la violencia, de la pobreza o de las catástrofes naturales.

A través de estas campañas, te proponemos el rezo de una oración por una intención concreta en la que podrás encender una vela virtual, como manera simbólica de sumar tu oración.

¡ÚNETE CON TU ORACIÓN Y ENCIENDE UNA VELA!


ORACIÓN POR LA PAZ EN CHILE

Nos unimos en oración por el reestablecimiento de la paz en Chile, para que todos juntos sigamos construyendo nuestro país sobre roca firme, en Cristo. Animamos a unirse a todas las personas de buena voluntad para que Chile sea un país de hermanos, donde primen el encuentro y la solidaridad.

Virgen del Carmen, María Santísima, Dios te escogió como Madre de su Hijo, del Señor Jesús que nos trae el amor y la paz. Madre de Chile, a Ti honraron los Padres de la Patria y los más valientes de la historia; desde los comienzos nos diste bendición. Hoy te confiamos lo que somos y tenemos; nuestros hogares, escuelas y oficinas; nuestras fábricas, estadios y rutas; el campo, las pampas, las minas y el mar. Protégenos de terremotos y guerras, sálvanos de la discordia; asiste a nuestros gobernantes; concede tu amparo a nuestros hombres de armas; enséñanos a conquistar el verdadero progreso, que es construir una gran nación de hermanos donde cada uno tenga pan, respeto y alegría. Virgen del Carmen, Estrella de Chile, en la bandera presides nuestros días y en las noches tormentosas sabiamente alumbras el camino. Madre de la Iglesia, Tú recibes y nos entregas a Cristo; contigo nos ofrecemos a Él, para que sobre Chile extienda los brazos salvadores de su Cruz y la esperanza de su resurrección. AMÉN.

ORACIÓN POR VENEZUELA

Jesucristo, Señor nuestro, acudimos a ti en esta hora de tantas necesidades en la patria. Nos sentimos inquietos y esperanzados y pedimos la fortaleza como don precioso de tu Espíritu. Anhelamos un pueblo identificado con el respeto a la dignidad humana, la verdad, la libertad, la justicia y el compromiso por el bien común. Como hijos de Dios, danos la capacidad de construir la convivencia fraterna, amando a todos sin excluir a nadie, solidarizándonos con los pobres y trabajando por la reconciliación y la paz. Concédenos la sabiduría del diálogo y del encuentro, para que juntos construyamos la “Civilización del Amor”, a través de una real participación y de una solidaridad fraterna. Tú nos convocas como nación y te decimos: Aquí estamos, Señor, junto a nuestra Madre, María de Coromoto, para seguir el camino emprendido y testimoniar la fe de un pueblo que se abre a una Nueva Esperanza. Por eso todos juntos gritamos: ¡Venezuela! ¡Vive y camina con Jesucristo, Señor de la historia! Amén. Tu vela servirá como símbolo de tus intenciones de oración.

ORACIÓN POR LAS VICTIMAS DEL TERRORISMO

Desde Ayuda a la Iglesia que Sufre nos unimos en oración por las víctimas y familiares de los atentados terroristas en todo el mundo. Animamos a unirse a todas las personas de buena voluntad. Le pedimos también a Dios por la conversión de los que odian y utilizan la violencia. El mal nunca tiene la última palabra. Dios todopoderoso y eterno, de infinita misericordia y bondad, con el corazón apesadumbrado, acudimos a Ti. Escucha nuestra oración, ten misericordia de nosotros, atiende las súplicas de quienes te invocan en esta hora de tribulación y de prueba. Te pedimos, Dios de la vida, por las víctimas mortales de los ataques terroristas. Son hijos tuyos; son hermanos nuestros. Nunca debían haber muerto en estas circunstancias. Padre nuestro, acógelos en tu seno. Atiende nuestra oración, Dios de la salud, por los heridos. Sana sus heridas, fortalece sus corazones, llénalos de tu gracia y de tu paz. Visita, Dios consolador, a los familiares de las víctimas. Reviste con tu manto de misericordia y de amor las llagas de su corazón y de su alma. Te pedimos por la conversión de los que odian y utilizan la violencia. Príncipe de la Paz, Señor Crucificado, Jesucristo Resucitado, compadécete de nosotros, intercede por nosotros. Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, Salud de los enfermos, consoladora de los afligidos, reina de la Paz y de la familias. Ruega por nosotros. Amén Ofrece una Misa por las víctimas del terrorismo, aquí.

CONTACTO