Una madre siria, cuyo hijo fue asesinado en la guerra, encuentra apoyo en su fe: “nuestras raíces deben estar arraigadas en Dios”.

DONA AQUÍ