En Pakistán, los cristianos son víctimas de malos tratos, violencia que a menudo queda impune.

DONA AQUÍ