En Kerala, India, las inundaciones lograron lo imposible: musulmanes ayudaron a los refugiados en la iglesia católica local.

DONA AQUÍ