Los ataques contra iglesias en Chile son un atentado a toda la sociedad, ya que vulneran un derecho humano fundamental: la libertad religiosa. Lee nuestra carta publicada hoy en el diario El Mercurio

CONTACTO