En Kurdistán, Irak, un nuevo hospital y una nueva universidad católicos infunden esperanza en una comunidad cristiana maltratada

DONA AQUÍ