Arzobispo de Nigeria nos entregó su desgarrador testimonio sobre la persecución de cristianos en su país.

 

Visita Mons (17)“El don que tenemos en África es ser capaces de sonreír a pesar de estar sufriendo. De otra manera uno estaría con depresión y falto de esperanza. Los problemas son mucho peor cuando uno no es capaz de resolverlos, no queda otra que confiar en Dios”, con estas palabras, el Presidente de la Conferencia Episcopal de Nigeria, Mons. Ignatius Kaigama, nos explicaba cómo era capaz de sonreír mientras hablaba sobre las atrocidades cometidas en su patria por el grupo terrorista islámico Boko Haram.

Durante los tres días que estuvo en Chile (entre el 7 y el 9 de abril) Monseñor Ignatius Kaigama dio su testimonio en el colegio Los Andes, en la Universidad Católica, en la Parroquia San Juan Apóstol, en el colegio San Ignacio El Bosque, en la Parroquia San Vicente de Paúl de la Florida y en la Gruta de Lourdes. Además, se reunió con los obispos en el Encuentro de la Conferencia Episcopal en Punta de Tralca y asistió al Encuentro con los Agentes Pastorales de la Vicaría de la Zona Norte.Visita Mons 1 

Quienes tuvieron la oportunidad de escucharlo quedaron consternados con sus palabras. La gran mayoría había oído hablar sobre Boko Haram por el secuestro de las 276 niñas de una escuela de Chibok en 2014, pero desconocían las atrocidades que se siguen cometiendo por esta guerrilla islámica, cuyo nombre significa “la educación occidental es pecado”, que ataca de la manera más brutal en Nigeria.

“No les cuento esto como teoría, se los cuento porque he vivido la crueldad de Boko Haram”, con estas palabras, el Arzobispo introdujo el relato sobre el atentado con una bomba suicida que sufrió una de sus iglesias durante la misa dominical (en el cual murieron 14 personas). Pese a la rabia y a la amargura, él contó cómo contuvo a su gente para que no reaccionara con violencia y aprendiera a perdonar a quienes los habían atacado: “Después de orar cinco minutos salí y les dije: Yo estoy más enojado que todos ustedes juntos. Me dan ganas de quemar todo esto. Pero Jesús me enseñó a no ser violento. Él me enseñó a no hacer el mal pese a que otras personas hayan sido malas conmigo. Y les dije: pese a lo que hemos vivido, volvamos tranquilos a casa. No fue fácil pero aceptaron, oyeron la voz del Espíritu Santo y se fueron tranquilos”. Cabe destacar que Monseñor lidera el “Comité Interreligioso por la Paz”.

Visita Mons (7) Monseñor Kaigama también compartió, con detalles, cómo fue el secuestro de las 276 niñas de una escuela secundaria en Chibok en abril de 2014. “Mientras estaban dando un examen, llegaron hombres armados en camiones diciéndoles que habían llegado para salvarlas, que personas malas venían atacarlas y que ellos estaban ahí para protegerlas. Las niñas subieron rápido a los camiones y cuando eran trasladadas hacia el bosque se percataron de que eran ellos los malos. Las que pudieron, saltaron del camión, las 219 que se quedaron siguen hasta hoy desaparecidas”. Luego de este relato, invitó a todos los asistentes a ponerse de pie y hacer un momento de silencio por ellas.

“La Fe de los cristianos en Nigeria ha sido puesta a prueba, pero no la hemos abandonado. Esencial ha sido el apoyo de Ayuda a la Iglesia que Sufre”. Mons. Kaigama agradeció toda la ayuda que, desde Chile, se le envía a la Iglesia que trabaja en favor de los cristianos perseguidos en Nigeria. Gracias a ésta, pueden financiar los estudios de seminaristas, catequistas y religiosas, quienes trabajan para dar asistencia física y espiritual a todas las comunidades, incluso las más aisladas; reconstruyen las iglesias destruidas; atienden las necesidades de los desplazados; mantienen colegios, entre otros proyectos. “Estoy aquí para decirles que todo lo que hacen significa mucho para nosotros y para animarlos a hacer más”, dijo el arzobispo.Visita Mons (26)

La violencia de Boko Haram, grupo situado principalmente en el norte de Nigeria, se ha extendido y acrecentado en todo el país, sobre todo después que en 2009 su líder Mohammed Yusuf fuera capturado y ejecutado por la policía. Ellos quieren instaurar la sharia (ley islámica) en Nigeria, por lo que los cristianos (que representan al 49,3% de la población) son el principal blanco de ataque; aunque en este último tiempo han llegado a matar a los musulmanes moderados. “Esto se ha convertido en un tema no sólo religioso, sino también humanitario”, cuenta Monseñor.

Frente a tanta tragedia, desconocida por la gran mayoría, el arzobispo hizo un llamado a que la sociedad se informe sobre lo que pasa en el resto del mundo, más allá de los atentados que ocurren en Europa. “Cuando fueron los ataques de París en 2015, esa vez todos (la comunidad internacional) se reunieron. Los jefes de Estado fueron, se tomaron de las manos en señal de solidaridad, y yo pensé: recuerden que solo unos días antes hubo ataques en Baga (noreste de Nigeria), donde murieron unas 2.000 personas, y eso no significó mucho para la comunidad internacional”, dijo en una entrevista a El Mercurio.

Visita Mons (4) Pese a la persecución y al terror que infunde Boko Haram, la Fe se mantiene más viva que nunca. Actualmente hay más de 4.000 seminaristas en todo el país, el número más grande de África, y las Iglesias se llenan cada día más. “Yo los hago recordar qué es lo que Jesús nos dijo: que debemos sufrir, que seremos perseguidos y que nos matarán… Esto está pasando”, de esta manera, Monseñor Kaigama anima a los cristianos a ser valientes y a no caer en la violencia, sino que aprender a perdonar a los enemigos. “Mi misión es transmitir esperanza y confianza de que hay luz al final del túnel. Nuestra Fe nos dice que nunca nos rindamos, ya que después del calvario viene la resurrección”.

Monseñor Ignatius Kaigama nos animó a seguir ayudando al pueblo nigeriano a través de la oración, de la difusión de los hechos que ocurren en su patria y de la ayuda material. Como él nos dijo, los cristianos en el mundo formamos un sólo cuerpo en Cristo y nuestra misión es ayudar a sanar la parte de éste que está herida. 

Si quieres apoyar el trabajo que hace la Iglesia  a favor de los refugiados en Nigeria haz tu aporte a nombre de Ayuda a la Iglesia que Sufre, en la cuenta 11175-9, Banco Santander, Rut 73.537.400-1, mail:acn@acn-chile.org; Asunto: Nigeria. 

LEE AQUI SU ENTREVISTA CON EL MERCURIO

LEE AQUI SU ENTREVISTA PARA EL DIARIO FINANCIERO

LEE AQUI EL ARTICULO PUBLICADO POR ACI PRENSA

LEE AQUI EL ARTICULO PUBLICADO POR IGLESIA.CL

LEE AQUI LA CARTA DE NUESTRA PRESIDENTE EN EL MERCURIO

REVISA LA GALERIA DE FOTOS DE SU VISITA

 

 

 

Comentarios (2)

  • Sergio Espinoza

    |

    ¡IMpactante!… Parece increíble tanto horror, atropello, desprecio por la vida, crueldad, prepotencia… Impresionado
    or el número de seminaristas… Parece que la fe se despierta y revive en el dolor…. Es difícill perdonar tanta atrosidad. Cuenten con mi oración y ayuda.

    Responder

    • Administrador AIS

      |

      Muchas gracias Sergio, tu oración y tu ayuda es muy importante para ellos.

      Responder

Deja un comentario

Boletín ACN

Descarga aquí el último Boletín ACN en formato pdf, o accede a los boletines anteriores.

Boletines Anteriores

Testimonios

Mira acá emocionantes videos con testimonios de la Iglesia necesitada y perseguida en el mundo.

Contáctenos

ACN Chile
Román Díaz 97
Providencia
Santiago, Chile

Tel: (56-2) 22469060
Email: acn@acn-chile.org
Horario de Atención:
Lunes a Jueves:
9:00-14:00 y de 15:00- 18:00
Viernes:
9:00-14:00 y de 15:00- 16:30

Fundación ACN en el Mundo