Un llamado a no perder las esperanzas en Filipinas

El dolor se siente en Jolo, Filipinas. 21 muertos y más de un centenar de heridos fue el trágico saldo dejado por dos artefactos explosivos que detonaron este domingo en el templo durante la Misa de 9 horas.

Frente a tanto dolor nos remitimos a buscar las palabras de quienes viven y trabajan por la paz en la zona. Es el caso del padre Sebastiano D’Ambra, quien vive en Mindanao hace más de cuarenta años.

El texto a continuación fue escrito por el padre Sebastiano D’Ambra, sacerdote misionero italiano del Instituto Pontificio para las Misiones Extranjeras (PIME), que llegó a Filipinas en 1977 cuando la Ley Marcial estaba en su apogeo y las relaciones entre cristianos y musulmanes eran especialmente difíciles.

Su trabajo en la zona lo llevó a formar el movimiento de dialogo interreligioso Silsilah, una institución que busca tender puentes entre las personas y que motiva encuentros y retiros en común para que cristianos y musulmanes tengan la oportunidad de conocerse y desde ahí buscar la paz.

“¿Por qué bombas en Mindanao y cómo celebramos la Semana Mundial de la Armonía Interreligiosa (WIHW)?

La noticia del bombardeo en Cotabato hace unas semanas y el bombardeo de la catedral de Jolo hace unos días y ahora un bombardeo en una mezquita en la ciudad de Zamboanga nos hace reflexionar. No entro en detalles de los diferentes bombardeos y la dinámica de estos incidentes. Las razones detrás son diferentes. Esta es mi opinión. Es una mezcla de problemas políticos y una comprensión errónea de la religión por parte de algunos grupos, especialmente relacionados con el incidente en Jolo. De hecho, durante mucho tiempo, la amenaza en la Catedral de Jolo siempre ha estado allí. Por esta razón, entre las víctimas en Jolo, también hay muchos soldados que también han estado a la espera de la muerte de la iglesia.

Jolo, en el pasado, era un lugar pacífico y la relación entre musulmanes y cristianos era buena, pero en tiempos más recientes, se ha deteriorado hasta este punto. No estamos sorprendidos de lo que sucedió en Jolo porque hace mucho tiempo, un grupo se quejaba de la Iglesia en medio de la ciudad que está compuesta por una población musulmana. El bombardeo de Zamboanga en la Mezquita de Talon-Talon, una pequeña mezquita dentro de un área poblada de la ciudad de Zamboanga, es muy triste.

La ciudad de Zamboanga, en los últimos 5 años, ha sido pacífica, aunque a menudo tiene un estado de “Alerta”. El incidente en la Mezquita llegó como una sorpresa, considerando que en la ciudad hay muchos buenos esfuerzos para construir mejores relaciones entre musulmanes y cristianos.

En mi larga experiencia en esta misión, desde 1977 hasta ahora, he enfrentado la realidad de la violencia hasta el punto de que después de haber sido negociador de paz para el Frente de Liberación Nacional Moro (MNLF) en mi primera misión en Zamboanga del Norte, comencé, en 1984, el Movimiento del Diálogo Silsilah en la ciudad de Zamboanga. Esta misma motivación me llevó a servir al Secretario Ejecutivo de la Comisión sobre el Diálogo Interreligioso, una posición que ahora desempeño nuevamente y esto me da la oportunidad de estar en contacto con muchos líderes de la sociedad.

Acabo de llegar de una visita a la Mezquita bombardeada en Zamboanga, donde 2 personas murieron y 4 resultaron heridas. En silencio entré a la mezquita para ver y rezar. ¿Por qué este incidente dentro de la Mezquita y quién está detrás? Incluso si no podemos responder las muchas preguntas, debemos continuar promoviendo el diálogo y la paz.

Celebramos la Semana Mundial de la Armonía Interreligiosa (WIHW) en Mindanao y en toda Filipinas para decirle al mundo que hay muchos que creen en la paz y la mayoría de los musulmanes y cristianos son buenos. Lo que necesitamos es más determinación y superar el miedo y la etapa de prejuicios acumulados a lo largo de los años.

Al mismo tiempo, y especialmente ahora, no solo es necesario encontrar soluciones de seguridad. Hago un llamado, a las redes sociales, pero también a los líderes religiosos y políticos, para que estén más unidos más allá de las divisiones o intereses que dividen a muchos de ellos, para que pueden encontrar entendimiento y llegar a aquellos grupos que han recibido una educación errónea. Todavía hacen violencia justificada, a veces, por motivos religiosos.

Sí, estoy en solidaridad con todos los cristianos y musulmanes que condenan lo que sucedió especialmente en Jolo y la ciudad de Zamboanga, pero invito a todos a ir más allá de la condena y a cada uno de nosotros a hacer lo que podamos, no solo en términos de seguridad, sino también en términos de ayuda real para poner parte de las motivaciones políticas y económicas y avanzar juntos por el bien común.

Esto es lo que tenemos que hacer y el tema de la semana de oración por la unidad de los cristianos 2019 nos recuerda: “Celebrando la verdad, la sinceridad y el perdón”. La VERDAD real, SINCERIDAD y PERDÓN, no podemos lograrlo, pero todavía hay esperanza. Por este motivo tenemos que celebrar la semana de oración por la unidad de los cristianos.

Sebastiano D’Ambra, PIME

Movimiento de diálogo de Silsilah

Etiquetas:,

Deja un comentario

Boletín ACN

Descarga aquí el último Boletín ACN en formato pdf, o accede a los boletines anteriores.

Boletines Anteriores

Testimonios

Mira acá emocionantes videos con testimonios de la Iglesia necesitada y perseguida en el mundo.

Contáctenos

ACN Chile
Román Díaz 97
Providencia
Santiago, Chile

Tel: (56-2) 22469060
Email: acn@acn-chile.org
Horario de Atención:
Lunes a Jueves:
9:00-14:00 y de 15:00- 18:00
Viernes:
9:00-14:00 y de 15:00- 16:30

Fundación ACN en el Mundo