Alarma en la sociedad a causa del trabajo infantil


 niños cargan ramas en Bangladesh

Hoy el mundo se detiene a pensar y hacer esfuerzos por acabar el trabajo infantil. El 12 de junio es el Día Mundial contra el Trabajo Infantil y además se desarrolla la 20º Marcha Mundial contra el Trabajo Infantil. Hoy el lema que nos une es “que los niños sólo se cansen de jugar”.

El Día Mundial contra el trabajo infantil fue creado para dar visibilidad a esta situación que afecta a niñas y niños alrededor de todo el mundo, el objetivo es generar conciencia e impulsar los cambios necesarios para que ningún niño o niña se vea privado de la posibilidad de acceder a la educación, la salud, la recreación y las libertades elementales.

Sin embargo, alrededor del mundo son muchos los pequeños que –por diversas razones- deben apoyar a sus familias con su trabajo, y en muchas ocasiones son ellos el único sustento de sus hogares.niños acarrean ladrillos

La pobreza, la marginalidad, la guerra, el cambio climático, las persecuciones políticas y religiosas obligan a las familias a dejar sus tierras y buscar refugio en otras tierras donde no cuentan con lo necesario para subsistir. Donde los padres no pueden acceder al trabajo y son los niños quienes deben salir a buscar el sustento y verse expuestos a toda clase de injusticias.

No podemos quedar indiferentes a sus sufrimientos y somos responsables de darles la oportunidad de tener un futuro mejor, como decíamos hace unos días: no queremos robarles el futuro a los niños.

Destacamos los esfuerzos de la Iglesia y de Ayuda a la Iglesia que Sufre por paliar esta tragedia, pero las familias necesitan ayuda y los niños deben salir a la calle a proveer el sustento para todos.

En una nota publicada este fin de semana se vio que el trabajo infantil en Malasia se ha convertido en motivo de alarma para el gobierno, la sociedad civil y las comunidades religiosas, incluida la Iglesia Católica.

Según una declaración enviada a la Agencia Fides por la ONG Tenaganita, -una organización malaya de derechos humanos comprometida en ayudar y proteger a migrantes, refugiados, mujeres y niños de la explotación y la discriminación-, la mayoría de los niños que trabajan en Malasia son inmigrantes ilegales extranjeros o niños nacidos de inmigrantes ilegales o refugiados. No tienen documentos de identidad válidos y, por lo tanto, no pueden asistir a las escuelas públicas. Se ven obligados a trabajar en empleos humildes para sobrevivir. Estos niños extranjeros, -señala la ONG-, son víctimas de los traficantes de personas.

Los niños trabajan en la industria del aceite de palma, en la agricultura, en la industria manufacturera y en la electrónica. Los empleadores locales se inclinan a contratar trabajadores extranjeros sin permisos válidos, incluidos los niños, porque estas personas pueden ser fácilmente explotadas o mal pagadas.

Una investigación realizada por la ONG Tenaganita en la provincia de Sabah, muestra que en los últimos años al menos 350.000 trabajadores ilegales o víctimas de la trata de seres humanos, procedentes de Indonesia y Filipinas han sido expulsados, mientras que sus hijos permanecen en Malasia (alrededor de 10.000 niños) convirtiéndose niños apátridas. A ellos se suman los refugiados Rohingya, que viven en el país desde hace 30 años: sus hijos no tienen identificación y no pueden asistir a la escuela. La ONG le pide al gobierno que reconozca su existencia y que les dé una identidad legal.

La Iglesia Católica, por su parte, ha abordado el tema del trabajo infantil a través de sus asociaciones sociales en varias diócesis de Malasia, especialmente para ofrecerles oportunidades de mantenerse a salvo y recibir educación.niños en la escuela en India

Todos los niños y las niñas tienen los mismos derechos. El trabajo infantil impide el acceso a esos derechos, especialmente el derecho a la salud, a la educación y al juego. Algunas actividades que los niños y niñas realizan en la calle, en el campo o puertas adentro también son trabajo y en muchas circunstancias se las invisibiliza.

Se llama trabajo infantil a toda la actividad económica o estrategia de supervivencia, sea remunerada o no, realizada por niños y niñas menores de 16 años. La prohibición del trabajo infantil se extiende hasta los 18 años cuando se trata de un trabajo peligroso.

Se estima que en la actualidad, cerca de 215 millones de niños trabajan en el mundo, muchos a tiempo completo. Ellos no van a la escuela y no tienen tiempo para jugar. Muchos no reciben alimentación ni cuidados apropiados. Se les niega la oportunidad de ser niños. Más de la mitad de estos niños están expuestos a las peores formas de trabajo infantil como trabajo en ambientes peligrosos, esclavitud, y otras formas de trabajo forzoso, actividades ilícitas incluyendo el tráfico de drogas y prostitución, así como su participación involuntaria en los conflictos armados.

Etiquetas:

Deja un comentario

Boletín ACN

Descarga aquí el último Boletín ACN en formato pdf, o accede a los boletines anteriores.

Boletines Anteriores

Testimonios

Mira acá emocionantes videos con testimonios de la Iglesia necesitada y perseguida en el mundo.

Contáctenos

ACN Chile
Román Díaz 97
Providencia
Santiago, Chile

Tel: (56-2) 22469060
Email: acn@acn-chile.org
Horario de Atención:
Lunes a Jueves:
9:00-14:00 y de 15:00- 18:00
Viernes:
9:00-14:00 y de 15:00- 16:30

Fundación ACN en el Mundo