Alegría en el cielo, paz en la tierra


funeral padre Rahgeed Ganni

Alegría es el sentimiento que recogemos hoy, aunque cueste decirlo; su amor a Cristo y a la Eucaristía se llevaron al padre Raggeed Ganni y a tres diáconos que lo acompañaban el 3 de junio de 2007 hoy la Iglesia abre su proceso de canonización y los pone como un ejemplo ante el mundo.

Esta mañana el Patriarcado Caldeo de Babilonia anunció que la Santa Sede dio «Nihil Obstat», para iniciar la causa de beatificación del P. Ragheed Ganni y otros tres diáconos que fueron asesinados por extremistas musulmanes en una iglesia de Irak en 2007.

La Congregación para las Causas de los Santos ha confirmado que «no hay ningún obstáculo» para iniciar el proceso de canonización del sacerdote caldeo iraquí Rahgeed Ganni y los subdiáconos Basman Yousef Daud, Wahid Hanna Isho, y Gassan Isam Bidawed, de la parroquia del Espíritu Santo de Mosul.

Después de la celebración de la Eucaristía, aquel día era la fiesta de la Trinidad, el sacerdote y sus tres acompañantes fueron detenidos en la calle por varios hombres armados y asesinados después de haber renunciado a convertirse al Islam. La mujer de uno de ellos estaba presente.

“Uno de los asesinos gritaba contra el padre Ragheed: ‘Te dije que cerraras la iglesia, ¿por qué no lo hiciste? ¿Por qué estás todavía allí?’. Él respondió con simplicidad: ‘¿Cómo puedo cerrar la casa de Dios?’. Lo tiraron al suelo y el padre Ragheed tuvo sólo el tiempo de indicarme con la cabeza que me tenía que ir. Abrieron fuego y los mataron a los cuatro”, cuenta la mujer de uno de los asesinados quien vio todo lo ocurrido.

Testigos de la fe 

En la vida del padre Ragheed Ganni, dijo el padre Fabio Rosini, director del Servicio para las Vocaciones en la diócesis de Roma, “se ha realizado algo que solo la gracia puede lograr…” “Nosotros – añadió el sacerdote romano – pensamos humanamente que tenemos enfrente a un héroe, que es alguien capaz de hacer algo extraordinario, pero corremos el peligro de convertir el cristianismo en heroísmo. Un mártir no es un héroe, sino un testigo. Se le reconoce si la gracia funciona en él. En la Iglesia, los héroes crean problemas y divisiones, personalismos, porque hablan de sí mismos. Los mártires, por otro lado, hablan de Cristo y dan su testimonio”.padre Rahgeed Ganni

 

Martirizados por «odio a la fe»

La causa de canonización que puede declarar beatos al padre Ganni y a los tres diáconos asesinados con él será presentada como “pro martirio in odium fidei”, y tendrá que verificar y certificar que los cuatro mártires beatificados fueron masacrados por sus verdugos debido a su fe en Cristo.

Ragheed Ganni fue, sin duda, un testigo. Así lo atestiguan todos los que le conocieron, los que fueron testigos de su muerte, aquellos que vieron como soportaba las amenazas e incluso los atentados en su parroquia y seguía firme; también los escritos que dejó o enviaba a sus amigos hablan de este amor profundo sostenido principalmente por la Eucaristía, motivo por el cual no quiso cerrar su parroquia.

Rahgeed Ganni nació en 1972 en Karemlesh, un pueblo cristiano en la Llanura de Nínive, cerca de Mosul. Estudió ingeniería, pero se dio cuenta que el Señor le pedía más y entró al Seminario. En 1996 su obispo le envió a Roma para ampliar sus estudios como seminarista, gracias a una beca de Ayuda a la Iglesia que Sufre, en la Universidad Santo Tomás de Aquino. Fue ordenado sacerdote en Roma, y, una vez concluidos sus estudios, decide volver a Irak en el 2003, pese a la situación de guerra que vivía el país con la caída de Sadam Husein. Es entonces cuando aparecen nuevos grupos yihadistas en Irak y comienzan ataques, secuestros y atentados contra la comunidad cristiana.

El año pasado, al cumplirse diez años de su fallecimiento, ACN Italia publicó “Un sacerdote en el Estado Islámico. La historia del padre Rahgeed Ganni”. El Cardenal Fernando Filoni, Prefecto para la Evangelización de los Pueblos, escribió en la introducción del libro “El espléndido testimonio de fe del padre Rahgeed debería quedar presente en la memoria de la Iglesia”.

Así quedan registrados sus pensamientos. El Padre Ragheed era conocido por dar un testimonio de fe valeroso y por su amor a la Eucaristía: “Sin domingo, sin Eucaristía, los cristianos en Iraq no pueden vivir”, explicaba para describir la necesidad de Eucaristía que tienen los cristianos en su país.

En otro pasaje: “Los jóvenes organizan la vigilancia después de los atentados ya sufridos por la parroquia, los secuestros y las amenazas ininterrumpidas a los religiosos. Los sacerdotes dicen la misa entre las ruinas causadas por las bombas –comentaba Ragheed unos días antes de su muerte. Mientras las madres, preocupadas, ven a sus hijos desafiar los peligros yendo a la catequesis con entusiasmo”.

“Pero Cristo con su amor sin fin desafía el mal, nos mantiene unidos, y a través de la Eucaristía nos dona –decía Ragheed– nuevamente la vida que los terroristas buscan quitarnos”.

“Esperamos cada día el ataque decisivo, pero no dejaremos de celebrar la Misa. Lo haremos incluso bajo tierra, donde estamos más seguros. En esta decisión soy alentado por la fuerza de mis parroquianos. Se trata de una guerra, una guerra de verdad, pero esperamos llevar esta Cruz hasta el fin con la ayuda de la gracia divina”.

“Puedo equivocarme, pero tengo la certeza de que una cosa, una sola cosa es verdad siempre: que el Espíritu Santo seguirá iluminando algunas personas para que trabajen por el bien de la humanidad, en este mundo tan lleno de mal”, concluía el sacerdote martirizado.

Compartimos el siguiente video del “Proyecto Despierta” realizado por HMTelevisión sobre la vida y el testimonio del padre Ganni: https://www.youtube.com/watch?time_continue=217&v=fT0TC9E7A44

 

 

Etiquetas:

Deja un comentario

Boletín ACN

Descarga aquí el último Boletín ACN en formato pdf, o accede a los boletines anteriores.

Boletines Anteriores

Testimonios

Mira acá emocionantes videos con testimonios de la Iglesia necesitada y perseguida en el mundo.

Contáctenos

ACN Chile
Román Díaz 97
Providencia
Santiago, Chile

Tel: (56-2) 22469060
Email: acn@acn-chile.org
Horario de Atención:
Lunes a Jueves:
9:00-14:00 y de 15:00- 18:00
Viernes:
9:00-14:00 y de 15:00- 16:30

Fundación ACN en el Mundo