Recomenzar la vida: Haciendas de la Esperanza para Chile


ACN-20171011-62830

El flagelo de la droga atrapa año a año a más jóvenes chilenos.  Los devora y les destruye la vida. Las últimas estadísticas de Senda (2016) indican que 1 de cada 3 escolares (entre 8 básico y IV Medio) se droga. Ante este drama,  Monseñor Juan Maria Agurto, Obispo de Ancud, se ha jugado por un sueño: instalar una Fazenda (Hacienda) de la Esperanza en Chiloé.

         «Tenía pesadillas y todo tipo de dolores. Las primeras semanas fueron horribles», dice Leandro, de 24 años, que vive en la Hacienda de la Esperanza de Guaratingueta, cerca de Sao Paulo. A los 12 años, Leandro comenzó a beber de manera excesiva; más tarde vinieron a añadirse marihuana y cocaína. «No pude terminar la escuela», comenta. Tras el divorcio de sus padres —entonces, tenía 18 años— comenzó a tomar crack. El dinero lo obtenía de robar autos. «Caí cada vez más profundamente en la droga y comencé a tener depresiones tremendas». Solo después de una conversación con su madre se decidió a seguir un tratamiento. «Entendí que he venido a la Hacienda de la Esperanza no solo para dejar las drogas, sino para cambiar completamente mi vida», confiesa.

 ¿Qué son las Fazendas de la Esperanza?

ACN-20171011-62863

Fazenda para mujeres en Brasil

 Todo comenzó en la década de 1970: A un joven  llamado Nelson no se le iban de la cabeza las homilías sobre el amor al prójimo del franciscano de origen alemán Hans Stapel. Nelson decidió ayudar a los drogadictos de su vecindario. Se formó un grupo que querían liberarse de su adicción. El padre Hans lo apoyó. Se reunían cada semana y buscaron un lugar donde estar aislados de su entorno habitual. Había nacido la primera Fazenda; en Guaratinguetá, localidad vecina de Aparecida, estado de Sao Paulo, Brasil. Cada vez más personas pedían que les admitieran y la prima de Nelson fundó la primera Hacienda para mujeres. La experiencia fue exitosa y muy rápido se fue replicando primero en Brasil y luego por el mundo. Ya son más de 15.000 las personas que se han rehabilitado en las 120 Fazendas de la Esperanza  en el mundo, en América, Africa, Europa e incluso Rusia.

Aparte de que las Fazendas se constituyen en verdaderos agentes de conversión y santidad,  también – después de considerar los costos de su instalación física – son, por definición, económicamente autosustentables. Se erigen como entes empresariales, proveedores de fuentes de trabajo, sin fines de lucro y sus frutos se orientan a multiplicar sus objetivos.

Construction of a house to be used as a rehabilitation center (Fazenda da Esperanca)

Jóvenes trabajando en una Fazenda de Filipinas

Las Fazendas reciben personas de entre 15 y 45 años de edad, que sufran cualquier adicción. Les ofrece techo, alimentación y las necesidades básicas para iniciar un camino de recuperación en base a dos pilares: el trabajo físico y la vida en comunidad y oración. Se dividen en grupos de hasta 15 personas para trabajar, rezar y luchar juntos. Cada día se propone una cita del Evangelio que ilumine la jornada y al final se comparte en comunidad.  A lo largo del tiempo, cada uno se va dando cuenta de que es valioso, y que es regalo de Dios.

El Papa Benedicto XVI tras su visita a las Fazendas en Brasil el año 2007, señaló: “La reinserción en la sociedad constituye, sin duda, una prueba de la eficacia de vuestra iniciativa. Pero lo que más llama la atención y confirma la validez del trabajo, son las conversiones, el reencuentro con Dios y la participación activa en la Iglesia. No basta curar el cuerpo; es necesario adornar el alma con los dones divinos más preciosos recibidos en el bautismo”.

En América del Sur, además de Brasil, hay Fazendas en Argentina, Bolivia, Colombia, Paraguay, Uruguay. Nuestra fundación pontificia  Ayuda a la Iglesia que Sufre ha sustentado en su instalación a varias de ellas. Ahora, ACN quiere apoyar, con su colaboración, a la Fazenda de la Esperanza de Chiloé, la primera de Chile. 

IMG_1075

Se espera reparar esta casa para la primera Fazenda chilena

El Obispo de Ancud, cedió en comodato 30 hectáreas cercanas a la ciudad, en el sector de Mechaico. Para poder instalar la Fazenda, estamos  arreglando y ampliando algunas construcciones en muy mal estado que se encuentran en el lugar. Pero, necesitamos 81 millones de pesos para que el 15 de marzo se pueda abrir las puertas a los primeros jóvenes.  Afirma el Obispo  Agurto: “Será pastoralmente una expresión de lo que nos pide el Papa Francisco,  “salir a las periferias existenciales” y “tocar los cuerpos de los hermanos con la fuerza y amor de Jesús”. Tocar cuerpos y almas, no solo de los recuperados sino también de sus familias, que también han sufrido enormemente”.

 

Visita en terreno de los avances de la futura Fazenda chilena


 

 

Esperamos contar con su apoyo a esta necesaria y esperanzadora iniciativa.

 SI quieres ser parte de este proyecto puedes hacerlo a través de la web (Click aquí) 

o a través de una transferencia bancaria:

A nombre de: Ayuda a la Iglesia que Sufre
Banco: Santander
Rut: 73.537.400-1 
Cuenta: 200-3 
Email: acn@acn-chile.org
Asunto: Fazenda de la Esperanza en Chiloé

 

Deja un comentario

Boletín ACN

Descarga aquí el último Boletín ACN en formato pdf, o accede a los boletines anteriores.

Boletines Anteriores

Testimonios

Mira acá emocionantes videos con testimonios de la Iglesia necesitada y perseguida en el mundo.

Contáctenos

ACN Chile
Román Díaz 97
Providencia
Santiago, Chile

Tel: (56-2) 22469060
Email: acn@acn-chile.org
Horario de Atención:
Lunes a Jueves:
9:00-14:00 y de 15:00- 18:00
Viernes:
9:00-14:00 y de 15:00- 16:30

Fundación ACN en el Mundo