La vida de un sacerdote en Pakistán no es una misión fácil. La mayoría de los sacerdotes católicos del país atienden áreas enormes, sufriendo amenazas del extremismo islámico; un peligro presente y creciente