HERMANA SAMIA SYEJ, SIRIA: Ayudando a curar las heridas espirituales de la guerra


La hermana Samia ha sido testigo de la violencia de los últimos años en Siria. “Lo que ahora tenemos que hacer es ayudar a reparar no solo el daño externo, sino también el daño dentro de los corazones de las personas. Soy una religiosa y mi primera responsabilidad es dar testimonio espiritual y ayudar a las personas. Esto es lo que me mueve”, dice.

La Iglesia en Siria está muy viva, a pesar de más de 8 años de guerra. Los sacerdotes y las religiosas se han convertido en una nueva fuente de esperanza para la gente. “Nunca hemos dejado de ofrecer nuestra ayuda, nuestras oraciones y nuestro acompañamiento”, continúa la hermana Samia.

Ella es la directora de un hogar para niños con discapacidades mentales: “Le Sénevé”, fundado por las religiosas en 2006 en Homs. Son 90 niños y 40 empleados. El centro no sólo beneficia a los niños, ayudándolos a desarrollarse de la mejor manera posible según su discapacidad, sino que también ayuda a quienes trabajan ahí, ya que les da la posibilidad de poder llevar una vida digna.

Siempre hemos llevado a cabo proyectos con la ayuda de la Fundación Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN), incluso durante los momentos más sangrientos de la guerra. Tanto los niños como los adultos, a menudo necesitan una palabra de esperanza y quieren crecer más fuertes en su fe. Eso es lo que nos motiva”.

A pesar de que el centro fue dañado por bombas durante el conflicto, han tratado de llevar una vida normal con los niños. Esto no habría sido posible sin la ayuda material de ACN.

Para seguir apoyando a las familias que sufren en Siria, en ACN nos comprometimos con la reconstrucción, en una primera fase, de 300 casas en Homs, aportando $2.500.000 por vivienda.

También seguimos ayudando a la sobrevivencia de las víctimas de la guerra, entregando cupones de alimentos a más de 5.500 familias todos los meses.

Haz tu aporte a nombre de AYUDA A LA IGLESIA QUE SUFRE, RUT 73.537.400-1, cta. cte. 11175-9, Banco Santander, Email: acn@acn-chile.org, Asunto: Siria

 

Venezuela sigue sufriendo

Conversamos con el Padre José Virtuoso, rector de la Universidad Católica Andrés Bello en Caracas, sobre la situación que se está viviendo en Venezuela. La situación humanitaria sigue muy crítica, a pesar de que las conversaciones que se realizan en Noruega, entre representantes del gobierno de Maduro y del presidente encargado Juan Guaidó, son “una lucecita” de esperanza, como dice el sacerdote. “De alguna manera entramos en ese camino y hay una lucecita allí, que me parece que hay que tratar de que no se apague, sino que se prenda en serio.” 

¿Siente optimismo respecto a las conversaciones de Oslo (Noruega)?
Sí. Tenemos entendido que ya se habían tenido este tipo de encuentros más informales entre la oposición y el gobierno de Maduro. Por supuesto sin ningún compromiso, conversaciones de tipo exploratorio. Pero Oslo implica el compromiso “oficial” de un Gobierno, en este caso el gobierno de Noruega. Eso es lo primero positivo. Lo segundo es que demuestra que tanto el Gobierno del presidente Maduro como el Gobierno del presidente Guaidó se abren a explorar otras posibilidades, otras opciones de entendimiento. No se pueden cerrar caminos posibles para salir de la crisis venezolana.

Hablando de la situación que experimenta la población, los apagones que sufrió Venezuela a nivel nacional por varios días fueron noticia en todo el mundo, pero ¿cómo es el suministro de energía y el abastecimiento de alimentación en el país ahora?
El suministro de energía se ha regularizado en las grandes ciudades, especialmente en las del centro del país, como Caracas y otras ciudades importantes del centro del país. Sigue siendo un drama el suministro de energía en las zonas fronterizas. En el estado Zulia es realmente algo lamentable, es la segunda ciudad más importante del país y el estado más poblado del país y sin embargo el suministro eléctrico es todavía muy irregular. Pasa parecido en el Estado fronterizo de Táchira, en el Estado Mérida, también fronterizo, donde vive un porcentaje de población muy importante. Es decir, se ha regularizado en algunas zonas del país y en otras siguen en el mismo drama. Terrible.

Ahora el gobierno de Maduro permitió la entrada de la Cruz Roja para la ayuda humanitaria, ¿es una solución?
En realidad la ayuda humanitaria está siendo muy mermada, es decir han entrado algunos insumos médicos, plantas eléctricas para algunos hospitales, cosa que está bien. Pero ciertamente la impresión que le da a uno es que hay toda una cantidad de países que quisieran colaborar mucho más activamente enviado suministros médicos, medicamentos, alimentos a la población y no se consigue la vía para que ello llegue.

Usted como rector de la universidad está especialmente preocupado por el tema de la educación. ¿Cuál es la situación en este ámbito?
Me preocupa el sistema educativo en Venezuela que está muy deteriorado. Las aulas no logran retener a los niños y a los jóvenes, que no pueden asistir regularmente a clase, bien sea por problemas de transporte o por problemas de alimentación. Nuestras escuelas, liceos y universidades están sufriendo el terrible impacto de la migración de profesores y docentes. Estudiar en Venezuela se está convirtiendo casi en una proeza.

Llevamos casi dos años hablando de la situación en Venezuela y podría llegar un momento en que la gente diga “bueno, no se puede hacer nada”. ¿Cómo no perder el ánimo?
Venezuela necesita urgentemente del apoyo del mundo. Venezuela fue un país receptor de buena parte de la migración europea después de la Segunda Guerra Mundial, y en los terribles años 50, en los años de la reconstrucción. Yo de hecho soy hijo de un inmigrante europeo, de un italiano proveniente de Sicilia. Hay muchos venezolanos hijos o nietos de inmigrantes que han aportado mucho al país. Europa debería retribuir ese apoyo que en otros momentos Venezuela le dio. Apoyo solidario y el apoyo económico que se brinda de muchas maneras. Yo los animaría a que lo sigan haciendo porque todo eso crea un sentido de solidaridad muy importante.

CONOCE ACÁ NUESTRA CAMPAÑA DE AYUDA A VENEZUELA

PARA AYUDAR HAZ CLICK AQUÍ O DEPOSITA A NOMBRE DE AYUDA A LA IGLESIA QUE SUFRE, RUT 73.537.400-1, CTA. CTE. 11175-9 DEL BANCO SANTANDER, E-MAIL: acn@acn-chile.org, ASUNTO: Venezuela

Boletín ACN

Descarga aquí el último Boletín ACN en formato pdf, o accede a los boletines anteriores.

Boletines Anteriores

Testimonios

Mira acá emocionantes videos con testimonios de la Iglesia necesitada y perseguida en el mundo.

Contáctenos

ACN Chile
Román Díaz 97
Providencia
Santiago, Chile

Tel: (56-2) 22469060
Email: acn@acn-chile.org
Horario de Atención:
Lunes a Jueves:
9:00-14:00 y de 15:00- 18:00
Viernes:
9:00-14:00 y de 15:00- 16:30

Fundación ACN en el Mundo